La Orden de Montesa

La Orden de Montesa

Una de las órdenes militares sin duda más singulares de todas es la Orden de Santa María de Montesa y San Jorge de Alfama. La razón de esto es sus peculiares objetivos estratégicos para con la corona de aquel entonces y la forma que tenían para su expansión.

La Orden de Montesa, clave para la recuperación y reconquista de España, de gran impacto en la reconstitución del cristianismo en Europa, tiene una fama y mención honorifica que data del siglo XIV y que se mantiene incluso hoy día.

Origen

La Orden de Montesa ve su origen en 1317, cuando habiéndose extinto la Orden del Temple por acusaciones de herejía graves para la época hacia la corona y el pueblo que juraron proteger, el Rey D. Jaime II de Aragón se preocupara por los bienes de estos que quedaron en Valencia.

Preocupado de que los recursos que la iglesia no habían distribuido aun, terminaran en manos inconvenientes para él como en la Orden del Hospital, por ejemplo, además de estar interesado en poseer una orden militar netamente aragonesa por motivos estratégicos, se dirige al papa para hacer la solicitud de esta nueva orden.

Luego de algunas trabas el tiempo juega a favor de Aragón y este consigue formar la orden militar cediendo el castillo y la villa de Montesa, para entonces pertenecientes a la corona.

22 de julio de 1319, es el mismísimo rey Jaime II en el palacio real de Barcelona quien auspicia la ceremonia donde se le da formalidad a la Orden Militar, teniendo a Guillermo de Eril como el primer gran maestre de la Orden de Montesa.

Resumen histórico

Historia de la Orden de Montesa
Referente histórico de la Orden de Montesa

A la Orden de Montesa ya en 1323 habiendo ya cambiado de maestre a un miembro de confianza de la corona y aprobado por la iglesia, ya se encontraba en disposición de apoyar al rey con hombres e incluso dinero en diferentes empresas, obteniendo a cambio privilegios por todo el territorio.

Tiempo después destaca enormemente la incorporación de la entonces ya quebrada Orden de San Jorge de Alfama, quedando vinculadas de por vida en la Bula del 24 de enero de 1400, cambiando para siempre su emblema, pero manteniendo la disciplina de Cister y la Regla de san Benito

Desde 1410 a 1412 la Orden se vio involucrada en las campañas de Italia al lado del Rey Alfonso V. Dichas campañas duraron un buen tiempo, pero le aseguraron a la orden dotar de dominio en Nápoles a su corona aragonesa.

Ya en 1492 en el ocaso de la edad medieval, las gestas militares ven su fin en España, al menos para las Ordenes de caballería, en contra de los ejércitos musulmanes.

En 1748 ya extinta la edad medieval y solo como dato curioso, destaca la catástrofe que en forma de terremoto destruyó el convento de montesa, donde murieron casi todos sus habitantes. Pasa entonces la Orden a morar en Valencia hasta el fin de la independencia de las Órdenes religiosas.

Caballeros de Montesa

Antes de 1393 La Orden de montesa tenia guerreros armados, pero no Caballeros reales. Esto cambia cuando Aragón recibe aprobación a su solicitud de permitir la incorporación de caballeros reales a la Orden.

A partir de este momento comienzan a existir los Caballeros de Montesa, quienes debían tener ratificados sus dos apellidos principales y la pureza de su sangre, además de apegarse estrictamente al código de la caballería medieval.

Añadido a esto se sabe que los caballeros, al igual que los monjes, quienes conformaban la otra cara de la orden militar debían mantener los comunes votos de: Pobreza, castidad y obediencia. Aunque el voto de castidad dejo de existir 1558 a partir de cuándo se les deja a los caballeros de montesa casarse.

Escudo o símbolo de la orden de montesa

Simbolo o Escudo de Orden de Montesa
Símbolo de la Orden de Montesa

El escudo o símbolo de la Orden de Montesa en principio era la Cruz Roja sin flores, junto con el Manto capitular de color blanco que fue aprobado por Clemente VII en 1397. Aunque este sello no acompañaría por siempre a la Orden ya que en 1400 al integrarse otra orden a sus filas, pasarían a lucir la cruz de gules de color rojo bajo la que se reconoce hoy día.

Grandes maestres de la orden de montesa

Los Grandes maestres de la orden de montesa desde su fundación hasta el día de hoy han sido:

  • Alberto de Thous (1374-1382)
  • Arnaldo de Soler (1319-1327)
  • Berenguer March (1382-1409)
  • Felipe de Aragón y Navarra (1484-1488)
  • Felipe Vivas de Cañamanes y Boll (1482-1484)
  • Nuevamente Felipe Vivas de Cañamanes y Boll (1488-1492)
  • Francisco Bernardo Despuig (1506-1537)
  • Sr. Francisco Llansol de Romaní (1537-1544)
  • Francisco Sanz (1493-1506)
  • Gilaberto de Monsavin (1445-1453)
  • Guillermo de Eril (1317-1319)
  • Luis Despuig (1453-1482)
  • Pedro de Thous (1327-1374)
  • Pedro Luis Garcerán de Borja (1545-1587)
  • Reyes de España (1587 hasta hoy día)
  • Romeo de Corbera (1410-1445)

La orden de montesa hoy

La Orden de Montesa hoy día tiene un papel más honorifico y de nobiliario realmente, al igual que el resto de las órdenes militares que permanecen aún en activo. Participan activamente en actividades de origen benéfico, en la propagación y defensa de la fe cristiana, en el mantenimiento y asistencia de las pocas construcciones de la Orden.

Actualmente la Orden de Montesa posee 54 caballeros confirmados.

Requisitos para ingresar en la orden de montesa

Para ingresar en la Orden de montesa se debe:

  • Demostrar que sus dos primeros apellidos son de descendencia pura española
  • Debe poseer los apellidos por honor de nacimiento y no por privilegio
  • Sus padres y abuelos deben tener una línea sanguina definida
  • Comprobar que nunca se ha realizado ningún tipo de actividad escribana, de trabajo público o manufactura como los trabajos manuales para vivir
  • No se debe tener descendencia judía, Moro, hereje o converso ante los ojos de la fe cristiana
  • No debe tener tachas familiares de acusación legar o antecedentes penales, al igual que sus padres y abuelos
  • Mantener palabra de nunca haber caído en actos indecoros, heréticos o impuros
  • No haber cometidos acto alguno ante los ojos de la fe cristiana
  • No debe haber faltado a las leyes de honor

Si bien la mención del caballero actualmente es más de oficio nobiliario y no realmente una permisividad militar, los requisitos para unirse a la orden siguen siendo bastante estrictos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *