Conventos en la Edad Media

conventos y monjas medievales

Las mujeres encomendadas a Dios en los Conventos en la Edad Media, jugaron un papel fundamental, casi protagónico en la propagación de la fe cristiana y en el misionado de la época.

Muchos mitos se han levantado debido al trato que recibían las mujeres en general entonces, pero realmente, esto fue un poco diferente en los conventos medievales.

Dedicadas a las enseñanzas de la fe cristiana, al mantenimiento y guía de los monasterios mixtos y conventos. A tal punto se involucraron las mujeres en estas actividades, que se puede llegar a decir con propiedad que sin ellas la historia del cristianismo en la conversión pagana seria otra muy diferente y no necesariamente exitosa.

La vida en los conventos medievales

vida en los monasterios medievales
La vida de las monjas

Este es uno de los puntos más controversiales de la historia, entre los siglos VI y VII las reglas bajo las que estaban sometidas las monjas en los conventos medievales eran bastante permisivas, al punto de permitirles realizar frecuentes visitas a sus familiares, por ejemplo.

Aparte de esto el contacto con los varones no era del todo imposible ya que, en todos los conventos había hombres que, eran necesarios para propiciar las misas y alguna que otra ceremonia.

Cuando los conventos crecían los suficiente, la cantidad de varones que se necesitaban para el funcionamiento del mismo hacia que prácticamente se formara un “monasterio” dentro del convento. Estos se conocían como monasterios mixtos, por lo general guiadas por una abadesa.

Aparte de esto, las monjas de los conventos medievales debían estricto voto de castidad, pobreza y obediencia como todos los monjes. Pero en contra de lo que se suele contar, las monjas no eran esclavizadas ni maltratadas, estas mujeres tenían voz y votos en la cultura religioso antaño.

En línea general, aparte de cumplir con las frecuentes actividades de oración y estudio, en el que las mujeres tenían muchísimo interés y luego les contaremos por qué, el misionado y la asistencia humanitaria eran parte de la vida del convento.

Con frecuencia las monjas atendían hospitales locales, incluso dentro de los mismos conventos y compartían su conocimiento, con la intención de convertir a los paganos (por lo general granjeros y habitantes de pueblos pequeños), con los lugareños.

En conclusión, la vida en los conventos medievales se desarrollaba de forma muy similar a los monasterios, con la diferencia de que las mujeres tenían un papel mucho más activo en la enseñanza, estudio y propagación de la fe que los monjes en aquella época.

Importancia de los conventos en la edad media

Importancia de los monasterios medievales
Monasterio de la edad media

Si se quiere saber qué papel desempeñaron los conventos en la edad media nos encontramos con un sinfín de argumentos y puntos de interés que se pueden debatir. Por el momento discutiremos los más importantes.

Primero que nada, el convento abría las puertas al conocimiento a las mujeres de todas las edades y de cualquier origen. Aunque por lo general en su mayoría, las monjas eran mujeres de la realeza. En comparación con cualquier otro sector en su sociedad, el convento era la vía más factible para poder tener una oportunidad de estudiar sin morir en el intento.

Segundo, las mujeres tenían una mejor capacidad de empatía, control y por lo mencionado anteriormente estudiaban más que los hombres, por esta razón sus capacidades para la conversión eran mucho mayor.

Las personas de los pueblos y los campesinos confiaban mucho más en esas almas bondadosas. Por esta razón, se creaban conventos de mujeres en las zonas recién conquistadas, para facilitar la conversión.

Por último, pero no menos importante, los conventos sirvieron para salvaguardar cientos de vidas en la edad media, donde se podía morir por cualquier cosa, llevar asistencia médica a lugares lejanos y llevar a terrenos en guerra zonas de paz. Los conventos eran zonas neutrales, como “ciudades de Dios” en medio del caos. Territorios neutrales donde se entendían heridos y enfermos sin costo alguno.

No se debe confundir a los conventos de mujeres con los monasterios medievales, esto es un error común pero realmente no eran lo mismo.

Si te ha gustado, comenta y déjanos tus opiniones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *